Nº7 de R. San Andrés

Calle San Andrés, nº7

Arquitecto: Julio Galán y González Carvajal

Estilo: Modernista y reforma moderna

Inicio de la obra: 29/08/1908

Fin de la obra: 31/07/1909

Arq. Reforma: Leoncio Bescansa Casares

Reforma: 05/03/1933 -07/03/1935

No todas las casas de estilo Art-Nouveau que se conservan a día de hoy en A Coruña se construyeron de nueva planta, como es el caso de este edificio en el número 7 de la calle San Andrés. El  estilo modernista le viene impuesto por una reforma de fachada que aconteció al edificio existente en 1908.

Comentario histórico

Primera propuesta (08-1908)

El propietario, por aquel entonces, de la casa nº7 de la calle Ancha de San Andrés, Don Enrique Suárez Gómez, se propone, el 29 de agosto de 1908, simplemente reformar y ampliar la vivienda de su propiedad.

Originariamente el edificio constaba de planta baja, dos pisos y un bohardillón. Según la memoria que presenta Julio Galán al Ayuntamiento para licencia,  “las obras de reforma consisten: en la demolición de una bodega situada en el patio posterior y en la de una cocina del principal que ocupa el mismo lugar, cuyas dependencias reducen notablemente las dimensiones del mencionado patio con manifiesto perjuicio para la aireación e iluminación de la parte posterior de la casa; en el cambio radical y absoluto de la situación de tabiques de distribución de planta baja, principal y del 2º piso, dejándola en la forma indicada en las correspondientes plantas; en la colocación de balcones de hierro de 0,60 de vuelo y repisas formadas con siluetas de hierro y rasilla en la disposición señalada en el plano correspondiente.

Las obras de ampliación comprenden: la conversión del actual bohardillón en un piso 3º de idéntica distribución y de un ático retirado de las fachadas principal y posterior.

Se respetarán las alturas de los cuerpos actuales, puesto que no se andará con los pisos existentes, las alturas que se den a las obras de ampliación serán las reglamentarias, como lo son ya en todos los pisos excepto en el bajo.

[…] La planta baja se dedicará a un modesto comercio o industria con habitaciones posteriores para el que lo explote, y los pisos 1, 2º y 3º a viviendas independientes. El ático con sus azoteas será complemento del 3er piso, por cuya razón no se construirán en él, retrete ni cocina”.

Dado el alcance de la reforma, el entonces arquitecto municipal, Pedro Mariño;  con el apoyo del Inspector municipal de Sanidad, Eugenio V. Portal; y los miembros de la Comisión de Obras: Rosendo Caridad, José Gradaílle, Lino Molina y Antonio Leira Vieira; en nombre del Alcalde, Juan Sánchez Anido; obligan a la alineación de la fachada teniendo que ser ésta retranqueada aproximadamente 2,5 metros, la prohibición de realizar el nuevo bohardillón y la limitación del “vuelo de las repisas de los balcones […] a 0,50 metros que es el siete por ciento del ancho actual de la calle en aquel punto”. Notificándosele al propietario el 20 de Octubre de 1908.

Segunda propuesta (12-1908)

Con las recomendaciones del Ayuntamiento, Julio Galán presenta un nuevo proyecto el 23 de diciembre de 1908, donde se presenta la nueva fachada completa retranqueada, ahora sí toda ella de estilo modernista.

Esta vez sí que se le concede la licencia, indicándole exactamente cuál ha de ser la alineación exacta en la que debe situarse la fachada. Siendo ésta “la recta que resulta de unir el divisorio de las casas números 7 y 9 de la calle de San Andrés Ancha con el de las número 1 de esta vía y número 17 de la de San Andrés Angosta”. O lo que es lo mismo: la recta resultante de unir en la calle de San Andrés, el punto derecho de la parcela nº7, límite con la parcela nº9; y el punto izquierdo de la parcela nº1, límite con la parcela nº17 de la calle Estrecha de San Andrés.

El 22 de julio de 1909 se finaliza la obra, recibiendo licencia de primera ocupación el día 31 del mismo mes, tras las oportunas inspecciones.

Reformas

Primera, segunda y tercera propuesta (08-1928, 10-1928 y 08-1930)

En agosto de 1928, el mismo propietario que la obra de 1909, Don Enrique Suárez Gómez presenta un nuevo proyecto para ampliar la misma casa nº7 de la calle de San Andrés. Esta vez de la mano del arquitecto Leoncio Bescansa. El proyecto pretende convertir la bohardilla del edificio en una planta cuarta. Tras la negativa del ayuntamiento se presenta otra propuesta en octubre, que tampoco llega a construirse por no ser compatibles las condiciones de licencia con las intenciones del propietario. Apareciendo una tercera propuesta dos años más tarde,  en agosto de 1930, que intenta justificar desesperadamente la altura del edificio respecto al ancho de la calle para conseguir licencia:

“La calle tiene en casi toda su longitud ancho sobrado para dar a las construcciones una altura bastante mayor de la que solicita en este caso y tan solo en este punto estrecha, pues hasta en el final vuelve a ensanchar. Teniendo esto en cuenta, que enfrente hay una calle transversal, que se perdería la futura armonía de alturas en el pequeño nodo en que la finca está enclavada y sobre todo, que el exceso de altura es solo de 1,30m”.

 Se supone que volvió a ser un intento fallido al no ser construida.

Cuarta propuesta (03-1933)

El 5 de marzo de 1933 vuelve la burra al trigo, al volver a intentar ampliar la planta 4ª con un proyecto de galería, pero en este caso el peticionario será Don Balbino Iturriaga Aristegui, en nombre del propietario Enrique Suárez. Más adelante aparecerá como propietario únicamente Don Balbino Iturriaga Aristegui, por lo que se deduce que se solicita licencia antes de realizar la compra-venta de la vivienda por si ésta no pudiese ser reformada, como sucedió con anterioridad. Según la memoria presentada por Leoncio Bescansa el proyecto procederá “ampliando las dos alcobas que tienen luces por la fachada principal, ampliación que cubre la azotea actual y que mide 6 metros de ancho por 1,30 de fondo o sea 7,80 mts2. y en la construcción de una galería volada, con el vuelo en sus repisas que permitan las Ordenanzas municipales.

Su construcción será: piso de hormigón armado, cubierta de zinc, tabiques de barrotillo, galería de madera de castaño y cielo raso de barrotillo.

Todos los materiales empleados en la construcción de estas obras serán de producción nacional”.

Esta propuesta recibirá licencia con la aprobación de Santiago Rey Pedreira  y se permite al propietario dedicarla a vivienda con una renta anual de 420 pesetas, finalmente, el 7 de marzo de 1935. En estos momentos la calle de San de San Andrés recibía el nombre de calle Capitán García Hernández.



Comentario artístico

Texto


Fotos antiguas


Recuerdos


Ubicación


© Todos los derechos reservados de todos los textos, fotos a color y dibujos / Copyright of all texts, color photos and sketches ©

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *